>>>La metamorfosis de Londres

La metamorfosis de Londres

La capital inglesa no para de reinventarse para seguir siendo lo de siempre: un icono de la modernidad. Clásicos como el té o el punk conviven con espacios renovados como la Tate Modern.
C

uando el Gran Incendio de Londres arrasó la ciudad medieval, algunos vieron la oportunidad de construir una nueva urbe, más moderna y señorial. El rey Carlos II de Inglaterra prometió “una ciudad aún más bella”, y arquitectos como Christopher Wren le hicieron llegar elaborados planos urbanísticos, pero fueron rechazados. Los londinenses prefirieron volver a sus caóticas callejuelas y barrios desordenados. A su esencia. Y todavía la mantienen.

En septiembre de 2016 se cumplieron 350 años de la tragedia. Comenzó en una panadería de Pudding Lane y pronto se extendió por la City. Fueron 85 iglesias, entre ellas la catedral de St. Paul, las que desaparecieron entre las llamas. ‘The Monument’, diseñado por Wren, rinde homenaje a esa madrugada fatídica en la que Londres ardió. Desde lo alto de sus 311 escalones se ve casi toda la ciudad y su ‘skyline’, que va desde el Tower Bridge hasta The Gherkin, ‘el pepinillo’, como le conocen los locales. Siguiendo el Támesis se pueden repasar uno a uno sus iconos. El Big Ben solo se intuye. Más cerca están la cúpula de la catedral y el moderno rascacielos The Shard.

Camden Market.
Diseñadores independientes, ‘foodies’, punkis y turistas son los principales visitantes del mercado de Camden.

‘Theatreland’, la tierra del teatro

La relación entre Londres y el teatro se remonta al año 1576, cuando abrió el primero en Shoreditch. Allí actuó Shakespeare con su compañía antes de construirse ‘The Globe’. Hoy pueden verse sus obras en el nuevo ‘Shakespeare Globe’, una reproducción del teatro isabelino original en la orilla del Támesis.

El Londres clásico convive con el contemporáneo con naturalidad. El Millennium Bridge de Norman Foster une la Catedral de St. Paul con la Tate Modern, que en 2016 inauguró su ampliación. Los cócteles de diseño del Artesian, elegido ‘el mejor bar del mundo’ por cuarto año consecutivos, se alternan con pintas en los pubs del Soho. Y las elegantes sastrerías conviven con los mercadillos de segunda mano donde se visten los jóvenes alternativos de Shoreditch. Esta mezcla ecléctica entre tradición y modernidad solo podría darse aquí, en el lugar donde se inventó la hora del té, la minifalda y el punk.

Este último ha celebrado en 2016 su cuarenta aniversario con un calendario cargado de conciertos y exposiciones. Las crestas de colores aún se pasean entre las tiendas de ‘souvenirs’ de Camden Town. Las camisetas de ‘God Save the Queen’ se suceden en los puestos que van de la estación de metro hasta el Stables Market, demostrando que la monarquía está presente más allá del Buckingham Palace, aunque sea con ironía punk.

Millennium bridge.
Aunque Londres suele asociarse con la lluvia, el sol sale una media de 1.460 horas al año. En la foto, el ‘Millennium bridge’.

Volarás

Muchos han surcado sus cielos en la ficción, desde Mary Poppins hasta Peter Pan, pasando por Harry Potter. A falta de escobas y paraguas mágicos, las cápsulas transparentes del London Eye ofrecen una perspectiva única del Big Ben. ¿Otra opción? El teleférico Emirates Air Line recorre desde las alturas el Canary Wharf.

Al final de la calle, en Camden Lock, está Global Kitchen, donde probar platos de todo el mundo en clave de ‘street food’. Una versión actualizada de la “Babilonia moderna” de la que hablaba el dos veces Primer Ministro Benjamin Disraeli. Sin saberlo, Londres se ha convertido en una de las capitales más multiculturales. Se hablan más de 300 lenguas diferentes y rincones como éste, donde la cultura ‘british’ se fusiona con el resto del globo, se multiplican por toda la ciudad. Desde el barrio de Covent Garden, con sus restaurantes y locales de moda, hasta Notting Hill. Londres sigue reinventándose con una metamorfosis tranquila que oscila entre la historia y el vanguardismo, la reina y el punk, Christopher Wren y Norman Foster.

Tate Modern.
En su primer mes de apertura, la nueva Tate Modern recibió más de un millón de visitas.

Artículos relacionados

Londres tiene un color especial

Y no es precisamente el gris… Coge tu paraguas (mejor ser precavidos) porque aunque el día amenace oscuro, la capital...

Celebra la Navidad en Hogwarts

La escuela de magia más famosa del mundo abre sus puertas los días 7 y 8 de diciembre para celebrar...

Aventuras para niños en Londres

Londres, la cuna de Harry Potter, se deja querer por los más pequeños. Descubrimos diez planes irresistibles, con o sin...

Más espacio para la TATE Modern

El templo del arte contemporáneo se renueva. El 17 de junio se inaugura la nueva Tate Modern de Londres. A...